Tu empresa no es para todo mundo

Tu empresa no es para todo mundo

Cierto o no que hay cosas que a mí me pueden caer bien y a ti te pueden caer mal? Cierto o no que no todo TIENE o ES del gusto de todos? Cierto o no que aunque haya un grupo de personas que les guste algo de alguna manera puede haber uno que haya otro que no comparta los mismos gustos y o la misma visión de ciertas cosas?

Hablando de percepciones, quien está bien y quien esta mal?

Sin meternos a un conflicto de valores, lo cual consideró una tendencia implícita en las organizaciones para construir un eje universal, hay empresas, sistemas , familias, organismos, etc. que persiguen propósitos distintos, tienen culturas distintas, prioridades distintas, comportamientos distintos y sobre todo personalidades distintas que pueden llegar a convertirse en un factor crucial para la sinergia de un equipo de trabajo: el que tengamos personas afín a nosotros más haya del requerimiento del puesto o que cumplan con el perfil se convierte en nuestro principal valor agregado.

Factores que es importante considerar:

  • Cuando tenemos un propósito afín nos dan más ganas de trabajar en equipo.
  • Cuando la razón de la compañía me mueve la hago mía.
  • No podemos imponer la razón de la compañía a nadie hay que encontrarla en nuestros candidatos.
  • Tu cultura refleja tu personalidad.
  • Hay culturas que prosperan individuos y otras que los bloquean.
  • Una empresa es un cuerpo, solo hay que aprender a leer y diagnosticar a partir de su cultura su personalidad.
  • El deseo de trabajar en una cultura que tenga un propósito afín al mío es lo que más activa y motiva para el logro de metas y objetivos, lo cuales es 60% más productivo que solo trabajar por necesidad, de las ganar y el amor a un proyecto nace gran parte de nuestra rentabilidad y permanencia.
  • Forma a quien desea y agradece estar en tu empresa y desea ser desarrollado.
  • Cada empresa es única y irrepetible como lo es cada persona.
  • Es importante hacer un match en sueños para no hacernos perder el tiempo.

 

Para este propósito es un placer presentarte un gran logro, proyecto y sueño hecho realidad, Key People Engagement. KPE crea una evolución y revolución en el mundo de la atracción y selección de talento. Somos una boutique de reclutamiento especializada en comprender tu cultura, costumbres, propósitos y sueños para conectarlos con personas que los viven.

 

En la actualidad, las organizaciones nos preocupamos por encontrar al talento adecuado, pero pocas veces nos preguntamos si nosotros somos los adecuados para el talento que estamos seleccionando. Conscientes de la necesidad que tenemos las compañías por encontrar al perfil correcto que además, comparta nuestra cultura así como el talento que está en búsqueda de una oportunidad en donde pueda desenvolverse, desarrollarse y trascender, en KPE nos hemos propuesto estrechar esas brechas, y lo hemos logrado.

 

Generamos un perfil y diagnóstico de tu cultura, costumbres, propósitos y sueños, tan único como tu organización, útil para conocer la afinidad de tus colaboradores actuales, y atraer y medir candidatos compatibles, además de marcar la pauta para potencializar a la compañía y llevarla a un nuevo nivel de desarrollo y resultados. Cada organización tiene algo único que ofrecer a las personas que se unen a sus filas, y sabemos que en algún lugar, esa personas están esperando una oportunidad.

El poder de la progresión

Si quieres que pase, haz que pase.

¿Cuantas veces te ha pasado por la mente una gran idea y tienes muchas ganas de hacerla realidad, sin embargo, en el camino se te van esfumando las ganas, las ideas y acabas por tirar la toalla?

Sin embargo, dicen por ahí que si lo que vale la pena fuera fácil todo el mundo lo estaría haciendo, ¿verdad?

El éxito en muchos proyectos se da gracias a la progresión, que básicamente significa que, de poquito en poquito, poquito se vuelve mucho.

Si te escribo sobre esto no es porque esté hablando por hablar, sino porque lo viví y el vivirlo me enseñó mucho. Al igual que tus sueños, mis proyectos empezaron por un primer archivo de computadora con una sencilla descripción paralizada por una misma pregunta ¿Cómo le hago?

Toda creación empezó algún día de la nada, en ocasiones, es más fácil y menos retador meterse en algo construido que construir algo nuevo, pero para algunos esto atenta con su esencia y volviendo la “comodidad” en un sentimiento de inconformidad que nos obliga a salir de esa zona y actuar.

¿Qué elementos son importantes tener en cuenta para ejecutar un proyecto nuevo o uno ya existente?

  1. Aceptar tu realidad actual: Lo primero que debes de preguntarte es ¿en dónde estoy ahora?, a veces para poder crear algo nuevo es indispensable hacer las paces con lo que ya fue, agradecer el aprendizaje de tus errores y tener la disposición de no pelear con la antiguo si no crear algo nuevo con un enfoque más armonioso y menos destructivo que te permita liderar con mayor gozo el proyecto.
  2. Plantearte a donde quiero llegar y para que: a veces nos aventamos sin antes tener claridad de que es lo que pretendo lograr y nos podemos enfrentar en el camino con mayores dificultades si no nos preguntamos para que estamos pretendiendo ejecutar nuestro proyecto, lo cual significa preguntarnos ¿cuál es el propósito?, porque si nos metemos en caminos sin corazón podemos perdernos en el proceso, lo importante del propósito es definir por qué y para qué es importante lo que estás haciendo, el propósito es importante que nos inspire, que nos emocione y nos dé un motivo para llevarlo a cabo todos los días de tu vida, a veces el propósito nos engloba el por qué tu proyecto hace de esta experiencia que llamamos vida un mejor lugar para todos.

Te puedes apoyar con un collage con imágenes de revistas en donde plasmes en 4 cuadrantes para manifestar un proyecto equilibrado:

Cómo te gustaría que se viera tu negocio, cómo te gustaría que fuera tu relación en este proyecto con otras personas, cómo te gustaría que fuera el contenido intelectual de tu proyecto y qué es lo que internamente te da este negocio en 10 años.

Ya que tienes identificado que quieres y para qué es importante ahora nos resta definir cómo llevarlo a cabo y aquí es donde empieza a ser importante la progresión.

 

  1. Haz un listado de los recursos con los que cuentas que requieres en tu proyecto y un listado de aquellos recursos que aún no tienes y prioriza del recurso más al menos importante de ambas listas.
  1. Crea una lista de objetivos, agrega todos lo que consideres importantes, trata de hacer este ejercicio con una persona que te ayude a que tengas una visión más amplia, y de la misma manera prioriza tus objetivos del más importante al menos importante y analiza si tus objetivos están balanceados.
  1. Crea una tabla de gestión o acción por mes y planteándote acciones progresivas por semana de 3 acciones por cumplir semanalmente y que te encaminen al cumplimento de tus objetivos que ya priorizaste anteriormente, cuando en la siguiente semana evalúes tu desempeño y llevaste a cabo tus propios compromisos te vas a sentir súper motivado y empoderada para seguir caminando si logra al 100% tus compromisos.

 

Hay te va un ejemplo de todo esto, imagínate que decides correr un maratón, definir el día que lo vas a correr, los kilómetros que vas a correr, en donde, cuando, con quien y a qué hora. Después defines los recursos que necesitas para que ese sueño se cumpla algunos puedes ya tenerlos y otros no, en este caso sería la ropa deportiva, el plan de entrenamiento, la alimentación, la inscripción, las vitaminas, etc.

Todo esto que, aunque parezca que es mucho solo es un 15% del tu sueño, ya que si no cumples con tus acuerdos y si te excedes en tus metas y objetivos puedes acabar lesionándote y tirar la toalla. Ese 85% restante para el cumplimento de tu sueño es la voluntad, tu cultura personal que le rinde culto al propósito de tu proyecto y por el amor a ti mismo manifestado en lo que quieres hacer vas a cumplir tus metas para demostrarte a ti mismo(a) de que estas hecho(a) y cuantos vales. La voluntad es importante porque, la fuerza del cuerpo viene de la voluntad del alma y eso mucho lo podemos con nuestros grandes maestros de la Sierra Tarahumara que con huaraches corren maratones enseñándonos que la magia de la voluntad para lograr manifestar un sueño. Así poco a poco pasándotela padrísimo en el proceso, vas a ir sorprendiéndote en el camino de como tu sueño comienza a hacerse realidad en la medida que lleves a cabo tus acciones iras dando forma a tu sueño, creando y mejorando lo que tengas que mejorar en el camino. Para terminar, es importante que te des cuenta que si no disfrutas el proceso no vas a disfrutar el resultado y sobre todo que el camino es el resultado y el resultado es el camino. Éxito!!

 

Trabajo se escribe con M de Mujer

Trabajo se escribe con M de Mujer.

 

Marzo ha marcado trascendentalmente la historia de muchas naciones, sin mencionar lo que representa de manera particular para gran cantidad de la población mundial de manera personal, pero más allá de todo, el tercer mes de calendario toma relevancia debido a lo acontecido el 3 de mayo de 1908 en Chicago, donde se celebró por primera vez el “Día de la Mujer”.

 

En la actualidad es común olvidar los orígenes de esta conmemoración y aún más reducirlo a un tema meramente de género. El propósito que persiguieron mujeres como Clara Zetkin o Rosa Luxemburgo, entre otras próceres de igual dimensión moral, trascendía una condición genética, deseaba posicionar a la mujer en el mundo político, laboral e intelectual no por el solo hecho de ser mujer, sino por el derecho que todo ser Humano tiene a la igualdad y participación mediante el camino más digno y profundo: el Trabajo.

 

El día Internacional de la Mujer Trabajadora fue proclamado como una fecha inmortal en 1910 durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague, donde no solo se exigía el derecho al voto si no su inclusión al mundo laboral en mejores circunstancias legales y humanas.

 

Mientras esto sucedía en Dinamarca, en México se cocinaba una “revolución” que dejaría al país en ruinas y retrasaría por décadas la inclusión de la Mujer, a pesar de lo que muchos autores románticos proponen exaltando el papel de las “Adelitas”, pues ellas y las soldaderas, al finalizar esta guerra civil, regresaron a la oscuridad de las cocinas.

 

Las Grandes Guerras Mundiales, por paradójico que pueda parecer, fueron impulsoras para el Movimiento, debido a la necesidad de mano de obra que mantuviera activa la economía y diera aliento a las tropas, además de armamento necesario para ganar el conflicto armado.

 

En 1975 la ONU Celebró el “Año Internacional de la Mujer”, dos años más tarde invitó a todos los estados parte de la Asamblea General a que proclamaran un día del año como “Día de las Naciones Unidas para los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional”. Finalmente, para el centenario del movimiento en 2011, comenzó a operar la Entidad para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres).

 

En la actualidad, en México el 43.8% de las personas ocupadas formalmente son Mujeres, ellas han incursionado en ámbitos tan diversos como el sector de la construcción (11%), manufactura (34.5%), en el comercio (51.3%) o en el sector no financiero privado (47.9%).  El trabajo no remunerado en el hogar y el cuidado realizado por mujeres representa el 18% de PIB del país, cifra importante ya que en otro tiempo no era siquiera reconocido. Actualmente dicho trabajo tiene un valor neto promedio anual de $47,400 pesos.

 

En la actualidad es IMPOSIBLE imaginar nuestro mundo, en cualquiera de sus facetas, sin la trascendente participación de la mujer, todos trabajamos o trabajaremos bajo el liderazgo de una Mujer en nuestra vida profesional, pues 4 de cada 10 empresarios prefieren confiar la dirección de sus empresas en manos de una.

 

La mujer participa prácticamente en todos los sectores económicamente activos, siendo el de servicios financieros el que mayor ocupación registra con un 49.5%, mientras que la agricultura, pesca y construcción la que menor registra con tan solo un 10.9%.

 

Las Micro Empresas son las que mayor ocupación femenina registran en México con un 49.4%, ya sea como colaboradoras o emprendedoras, lamentablemente la ocupación se reduce conforme el tamaño de la empresa aumenta. En general, el trabajo de todas las mujeres mexicanas representa el 54.7% de la carga total de trabajo en el país.

 

En México no existen las condiciones para garantizar que la Mujer cuente con los mismos beneficios y oportunidad, además vive en un ambiente lleno de desventajas sistemáticas que le impiden explotar y detonar todo su potencial. Es responsabilidad de TODOS lograr que la Mujer Mexicana Trabajadora deje de vivir en un contexto sui generis dentro de las modernas democracias incluyentes, como una exiliada, y ocupe en igualdad el lugar que por derecho merece.

 

De los Hombres que Trabajan en LAP, con Admiración y Respeto.

 

1 2 3 13